En tributo a abuela…

1

Hoy, Cellymari Sánchez Lebrón subió unas fotos en el grupo Afrolatinas.Las fotos habían sido tomadas por ella, en la casa de su abuela en tributo a su legado. La casa tiene justo al lado una choza de zinc donde aún se cocina al fogón, como en los tiempos de antes.

Honestamente, quería resaltar la forma en que cocinamos, el fregar, barrer con escoba de paja y tener ese recuerdo en la familia.

Su abuela, Aurora Torres murió hace seis años a sus 99 años. Una recaída de su condición de Alzheimer la había llevado al hospital, se recuperó y subiendo La Loma de su casa dio su último respiro.

Cuando supo en su corazón que estaba en su hogar se despidió de nosotros,  mencionó Cellymari.

La Loma, como le llaman a la casa de la abuela, es el lugar de encuentro. Todavía cocinan en la casita de zinc y en las fotos se puede observar donde se guardaba la leña, como fregaban y definitivamente Cellymari capturó muy bien el espacio y la esencia de su abuela. Ella nos comentó que el trabajo con la modelo, Ana Paola Ortiz se le hizo bien fácil.

Ana Paola tenía el perfil perfecto, por su cabello y su manera de vestir. Nos disfrutamos  la sesión de fotos.

Y hasta encontraron una fasinación en común, con los roperos antiguos que también preservan de la abuela.

La reacción de la familia fue bien positiva, no sabían que las fotos iban a llegar a través de la redes sociales hasta Santo Domingo, de donde le han escrito personas agradeciendo, pues la fotos le recuerdan a sus familias, a sus abuelos y a sus padres. También están bien agradecidos los familiares de Cellymari y una de sus tías se emocionó con la foto en la que la modelo está de espaldas en la puerta, pues aseguran que así mismo se paraba Aurora. Además de la casita, hay varias cosas de la casa que evocan unos sentimientos especiales. Desde un asiento de madera y metal donde toda la familia se sentaba y que fue restaurado por el papá de Cellymari, que es soldador. Hasta el sillón de la abuela donde ella le contaba a Celly, como se llevaba a sus 9 hijos a la PRERA a buscar comida, y como siempre, ante todo buscaba lo mejor para ellos y realizaba su mayor esfuerzo. Ahora, su nieta entiende las palabras de su abuela, pues asegura que el resultado es notable: todos los hijos de la abuela son personas de bien.

Celly nos contó como su abuela se molestaba si alguno de los nietos pedía que le dieran algo de comer o de la nevera. La abuela les decía:

Lo que hay en esta casa es de todos. Incluyendo a la visita.

Ese es el desprendimiento típico de las abuelas. Celly también nos contó que entre los manjares más ricos de la abuela estaban las viandas con bacalao, las habichuelas ablandadas, el arroz blanco y el arroz con costillas al fogón. Resaltó que aún en las navidades y en momentos especiales se reune la familia y que todos tienen un rol, desde sacar leña hasta cocinar. Siempre se cocina en ese espacio especial y lo único que se hace dentro de la casa es el café.

El mejor recuerdo que tengo de casa de abuela es pasar el día allí junto a la familia, comer, reírse, volver a comer, y volver a reírse.

Mi hermana se casó en casa de  abuela y la admiro por eso. Yo quisiera poder casarme allí también y seguir la tradición.

Ahora estoy junto a mis hermanos en Estados Unidos, pero mi alma está en Puerto Rico…

Cellymari te agradecemos  estas fotos que nos remonta al amor cálido de las abuelas, a sus caricias, a sus alimentos que muchas veces, aunque con poco, con su sazón llenaban nuestros estómagos y corazones. Gracias por que la mejor muestra de que tu alma sigue aquí en Puerto Rico fue plasmar una gran tradición en estas fotos, que son una joya.

5
4
6a
3
15
7
9
10
11
12
13
14
16
Share it